Sobre motivación

m&mEl trabajo, la vida diaria, las aficiones… posiblemente todo lo que hacemos cada día está relacionado con la motivación. ¿Por qué, sino, hacemos las cosas que hacemos?. Y no me refiero a lo que hacemos cada día de forma automática, sino a esas cosas que hacen que algo dentro de nosotros se mueva, aquellas cosas que nos empujan, que nos hacen avanzar.

El problema, claro está, es cuando esa motivación desaparece. O al menos, cuando carecemos de la energía suficiente para emplearla. Desde hace meses he sido incapaz de emplear lo que hasta ahora había sido una fuente de motivación. Y la cosa empeoró en las últimas semanas. Es realmente complicado afrontar los retos diarios cuando, en realidad, te da igual.

Sin embargo, hace una semana se presentó una oportunidad para cambiar el presente más cercano y, quien sabe, si también el futuro más próximo. Es como si nueva savia corriese por las venas, creando una deuda personal con la gente que creyó en ti y alimentando viejos instintos de osado perro inconformista.

La mejor parte, que es por la que realmente escribo esto, es cuando la gente que cree en ti pasa a la acción contigo y sientes su respiración junto a la tuya en ese camino hacia la oportunidad. Trabajar profesionalmente con amigos es, posiblemente, la cosa más peligrosa que he hecho en mi vida, pero hasta ahora, también la más gratificante (profesionalmente hablando, claro está ;-))

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *